Revista EMPRESAS DE LIMPIEZA. Miles de usuarios nos visitan cada mes. GRACIAS.

Categories

Cuidados otoñales del jardín: calendario de medidas antes del invierno

Cuidados otoñales del jardín: calendario de medidas antes del invierno

Cuidados del jardín en otoño

Los cuidados otoñales del jardín son muy importantes para que los arbustos y árboles, tanto ornamentales como frutales, estén en las mejores condiciones para afrontar el invierno de cara a la recuperación vegetativa de la próxima primavera.

Expertos en la poda de arboles Madrid, nos orientan sobre los principales cuidados del jardín en la época de otoño.


Cuidados del jardín en otoño: empecemos por la limpieza

Antes de abonar o realizar tratamientos con plaguicidas y fungicidas tendremos que limpiar el jardín.

Tras el último corte de hierba en octubre, retiramos todas las partes muertas de los arbustos: como las ramas secas o dañadas, las hojas secas y los frutos que quedan en el suelo. También será una oportunidad para eliminar las malas hierbas.

Las esporas de las enfermedades fúngicas pueden pasar el invierno en la fruta caída y podrida o entre las hojas secas.

En caso de duda, no pongas estos materiales en el compostador: en presencia de esporas corremos el riesgo de infectar todo el montón de compost.

Cuidados del jardín en otoño: empecemos por la limpieza
Cuidados del jardín en otoño: empecemos por la limpieza

Prevención de enfermedades fúngicas

El otoño es la mejor época para defender nuestras plantas de las enfermedades fúngicas. En esta época, las esporas de las principales enfermedades siguen activas y se preparan para el invierno.

Las enfermedades fúngicas, como la sarna, el fuego bacteriano o la ampolla del melocotón, propagan esporas y órganos de hibernación en otoño, que se localizan en los intersticios de la corteza o entre los residuos vegetales al pie del árbol, como hojas caídas o ramas secas.

Una intervención bien ejecutada en otoño con un fungicida, como la mezcla bordelesa, reducirá el riesgo de desarrollo de enfermedades fúngicas.

Se trata de una sustancia de cobre permitida en la agricultura ecológica y, por tanto, completamente segura si se utiliza correctamente. Se dirige a los órganos de almacenamiento de los hongos patógenos, reduciendo el potencial de inoculación y aumentando así la posibilidad de que la planta no se infecte al año siguiente.

En el caso de los frutales, el tratamiento de otoño también es más seguro: al no ser un periodo de cosecha, no tendremos el problema de respetar los tiempos de carencia.

Los tratamientos con cobre también son útiles para muchos arbustos ornamentales, especialmente los de hoja caduca, como los rosales.

Al final de la floración y tras la pérdida de hojas debemos realizar una primera poda de acortamiento, que terminaremos a principios de primavera. A continuación, realizamos un tratamiento con mezcla bordelesa para limitar el desarrollo de enfermedades fúngicas.

Prevención de enfermedades fúngicas


Atacamos a las plagas cuando están más indefensas

En los cuidados otoñales del jardín también hay que pensar en las plagas, como los pulgones, las cochinillas o las chinches, que siguen activas en otoño y se preparan para superar el invierno.

Algunos se esconden en el suelo, otros en los intersticios de la corteza, y otros ponen huevos al amparo de las heladas. Por ejemplo, los neanidios de las cochinillas, es decir, las formas juveniles del insecto, ya están presentes en la planta en otoño.

Están especialmente indefensos en esta época porque ni siquiera han desarrollado estructuras de defensa y, por tanto, son más fáciles de atacar, lo que reduce en gran medida el riesgo de infestación en primavera.

Además, en las plantas que pierden sus hojas también será más fácil detectarlas.

Los tratamientos con productos naturales, como los aceites minerales, pueden reducir en gran medida la población de insectos que pueda surgir al año siguiente.

En las plantas de hoja caduca podemos realizar dos tratamientos con un insecticida a base de aceite mineral permitido en agricultura ecológica: el primero al inicio de la caída de las hojas y el segundo al final. Eliminará los huevos de los pulgones y de diversas cochinillas.

Estos tratamientos preventivos son ciertamente útiles en plantas frutales, como manzanos, perales, melocotoneros, ciruelos, caquis, cerezos y cítricos. Pero están igualmente indicados para los arbustos de flor, las plantas de seto, las acidófilas y los cactus, sobre todo si se han visto afectados por un ataque durante la temporada de verano.

Atacamos a las plagas cuando están más indefensas


Poda de otoño

Muchos arbustos, por ejemplo, los de flor, deben podarse en otoño, una vez que han terminado de florecer.

Por ejemplo, el otoño, junto con el final del invierno, es el momento ideal para podar las rosas, cuando la planta está todavía en su período de descanso vegetativo. En el caso de los rosales trepadores y de enrame, el otoño es el momento adecuado para podar las ramas excesivamente largas y atar las más nuevas.

La poda de otoño tiene como objetivo dar forma a las plantas tupidas y dejar más espacio para las nuevas ramas que darán flores para definir el diseño del jardín. Por lo tanto, eliminamos las ramas secas, muertas o dañadas y todas las partes enfermas.

Poda de otoño


Cuidados del jardín en otoño: protección contra las heladas

Aunque muchos arbustos toleran el frío, es bueno proteger la base de las plantas con una capa de mantillo para proteger las raíces de las heladas prolongadas.

Podemos utilizar una capa de hojas secas o paja; para mejorar la estética sugerimos corteza o lapilli volcánico.

Abono de fondo en otoño

Una vez realizadas todas estas medidas, podemos concluir con el abonado de fondo de las plantas frutales, leñosas y arbustivas.

El objetivo de la fertilización de fondo es reponer los recursos que se han consumido durante la temporada de crecimiento.

En otoño, las plantas afrontan la fase final del ciclo de crecimiento y la última actividad que realizan, antes del letargo, es preparar las yemas para la próxima temporada de primavera.

La fertilización básica es importante para que las plantas puedan planificar una vegetación abundante el próximo año y, por tanto, un número adecuado de brotes.

Para las plantas de seto y los arbustos de flor podemos utilizar abonos de liberación lenta específicos para plantas de flor, verdes o mediterráneas.

Por último, la fertilización con hierro es aconsejable, especialmente para aquellas plantas, como las acidófilas, que tienden a sufrir clorosis y carencia de hierro.

El huerto no se abona en otoño, ya que los ciclos de fertilización siguen los tiempos de siembra. Así que sembramos de vez en cuando al preparar el lecho de siembra.

Sin embargo, en otoño podemos intervenir, si es necesario, para corregir las deficiencias o los defectos estructurales del suelo: por ejemplo, un suelo calcáreo o demasiado arenoso.

4.7/5 - (10 votos)

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    dieciocho + quince =